viernes, 22 de abril de 2011

Rosalba (Nimio relato)

Rosalba ve desde su casa situada en las colinas como el mar se agita violentamente, creando gruñidos audibles aun en la distancia en que se encuentra.
Durante años ha contemplado esa extensión azul verdosa que rodea la pequeña isla donde se residenció para pasar sus últimos años de vida, tras una existencia agobiante y estresante en la ciudad donde nació.
Se deslastró de sus apegos sentimentales para exilarse en ese rincón del Pacifico donde el tiempo ha pasado lento, logrando encapsular las maravillas naturales y ofreciendo esa tranquilidad indispensable para que esa aura de paz lo envuelva todo y los pulmones logren purificarse ante la no presencia del smog citadino.
La madrugada trajo sobresalto ante la percepción de un movimiento telúrico que no logró crear temor pero si alarma y que activó la sirena colocada para esos casos.
Puede ver como las pequeñas embarcaciones pesqueras son arrastradas fuera del agua y como muchos de los habitantes de ese sector se van transportando en colectivos improvisados hacia el sectores más altos, ante el temor que las olas irrumpan arrasándolo todo.
En pocos minutos el sol da paso a una semioscuridad cargada de aire frio y de vientos que se tornan más violentos y desde el balcón, con asombro, solo le alcanza el tiempo para ver como el mar, formando una gran mano que rodea toda la extensión, engulle como un dragón hambriento todo, haciendo desaparecer las calles y transformando las casas, incluso las que se creían suficientemente altas, como la de ella, en naipes de mago, despareciéndolas.
Solo minutos han sido suficientes para que la naturaleza transforme la isla en un cementerio.

1 comentario:

patrimonio∃scondido dijo...

Me asombra la historia. Y me asombra más aun que no hallan comentarios. Agradezco esta lectura, y me conecto con ella por mas de una razón. Su nombre, me llamo Rosa. Su tema, quiero irme y pasar mis ultimos años de retiro en un lugar asi, es mi anhelo. Y lo que ocurre en la nano-historia, es algo que siempre me a imopactado de la naturaleza. Me encantó.

 
Literatura